Los cambios que hemos ido experimentando en los últimos años, apuntan a una articulación cada vez mayor en el proceso de desarrollo de la comunidad hispana. Si nos fijamos, ya los viejos conflictos entre algunos egos han ido mermando casi hasta a punto de desaparecer. Nuevos actores, han entrado al escenario local con deseos de dar un aporte, lejos de las mal querencias y de las repeticiones de esquemas desfasados en la manera de echar hacia adelante los proyectos comunes.
La creación de la nueva asociación de comerciantes hispanos, es un hecho importante en una comunidad donde hay un gran porcentaje de negocios, cuyos dueños son hispanos, mayormente dominicanos.
En mayo son las elecciones municipales y nos regocija el hecho de saber que, dos hispanos oficialmente, han inscrito sus candidaturas por el partido demócrata.  Ellos son: Nicarol Soto y Leo Cordero. Este año hay tres puestos vacantes para el concejo, lo que significa que, si los hispanos votamos por los dos candidatos nuestros, hay muchas posibilidades de que ambos puedan ganar. Casi siempre, la gente no suele votar por personas que no conoce y creo que, por el hecho de ser hispanos, debemos de hacer el esfuerzo por apoyarles. 
En esta comunidad, la gente trabaja mucho y es por ello, que no siempre tenemos la oportunidad de compartir con todos los que vivimos en Hazleton. Pero lo que sí debe importarnos es que, a casi dos décadas de establecerse la comunidad hispana en esta área, no contamos con representación en el gobierno local y por lo mismo, no tenemos quien o quienes nos defiendan o aboguen por nosotros; cada vez que se toman decisiones importantes que nos afectan.
Independientemente del plano local, entiendo que hay cuestiones a nivel del gobierno federal, que urgen que nos encaminemos a fortalecer una base sólida hispana para luchar en contra de todo lo que nos pueda perjudicar como comunidad.
Al escuchar ahora algunos líderes religiosos decir que tristemente que la comunidad hispana va a ser golpeada por algunas medidas del actual presidente, es olvidar que las iglesias bajaron líneas a sus feligreses para que votaran por Donald Trump, porque supuestamente el ex candidato presidencial es pro vida; porque al parecer, la vida humana sólo es importante en el momento de la concepción, no después. 
Como si no fuesen seres humanos los que ya están vivos y sufriendo las persecuciones que están generando las políticas de esta administración en temas como salud, inmigración, educación y medio ambiente. 

Editorial de Latino News – Marzo, 2017