Despertar con la pregunta

no despeja la duda de este estar

acuclillado como un signo de interrogación

en medio del aluvión que nos remite a la nada.

Esa sensación de avanzar físicamente

sentir el vacío de dar un paso atrás

llenando la cabeza de más preguntas

de lo que se especula sin certezas.

Pobre pretensión de aquilatar el alma

sobre fundamentos lógicos

y el cantaleo de voces en la penumbra

desgarrando el horizonte.

Visión de credo remendado

que me seduce más allá de mi saber

y a lo lejos se vislumbra borrosamente

el escondite de Dios.

© Eddy Ulerio