¡Oh yo ! ¡Oh Mundo!

Este devenir de las cosas
necedades citadinas
y las calles pobladas
de algún mediocre rumor.

Caravana de miseria
reproches de la opulencia
hombres de papel
se juegan la vida en Wall Street.

Un mundo de cerrazón
el desfile de los desleales
en su carroza de orgullo
palabras huecas
se levantan en armas.

¡Oh, yo ! ¡ Oh, mundo!
Saltar charcos en los caminos,
besar la lluvia
bailar con el viento
viajar por el mundo
vestir la primavera de colores.

Saber que estás ahí
en un aura de quietud
sin razones en tus labios
en espera de que vuelva.

Eddy Ulerio

Anuncios

Sueño

Soñé que soñaba
desperté y no estabas
me dormí otra vez
y te vi caminando hacia mí
con el cabello suelto
descalza y segura
agarré tu mano
te acerqué a mi cuerpo
sentí tu palpitar
la sangre hirviendo
besé tus labios
musitaste una canción
me sueltas, te adelantas
me sonríes, te detienes
me muevo hacia ti
vuelvo la mirada
te miro frente a mí
quiero avanzar
y se abren mis ojos.

Eddy Ulerio

Estamos solos

Al fin y al cabo, uno no le importa a nadie. Cada ser con sus luchas personales… Eres sociable y te llenas de bullicio con otros, que ríen, fuman, beben contigo y junto a ti; pero si te apartas, busca la paz, te encierras a escribir, nadie se acuerda de ti. Mejor agradecen tu anonimato, si eres una persona con carácter e ideas claras. Qué más da ! Hay que aprender a disfrutar cada etapa que uno elige vivir y ver todo lo otro, con una profunda indiferencia de tomarlo a dejarlo. Todo pasa y lo nuevo llega.

Eddy Ulerio

Rutina

¿Soy
acaso
ese hombre
del que hablas en tus canciones
y dices que no te quiere
porque su ego
le impide verte a los ojos
reconocer su distancia
recuperar el espacio?

Puede que tengas razón
pues, en cada atardecer
veo cómo el hastío
me arruga el cariño.

Quiero quererte en la cercanía
en este despertar de los sentidos
que nos pone en evidencia.

Voy
dejando
encender
la pasión
soltando la prisa
preparando el camino
para llegar a tu altar.

Eddy Ulerio

Gólgota

El peso de lo humano da traspies
polvo que se encrusta en la piel
cansancio pueblerino
sol meridiano que enloquece.

Lugar donde la semilla es estéril
tierra abonada de sangre
desierto de miedos y llantos.
Quién puede salvarse después de entrar a tus predios?

El viento es amargo
las piernas quebradas
soportan el peso de la burla,
las creencias,
el poder que aplasta.

Un cuerpo roto y vejado
envuelto en desilusiones
se rasga el cielo la vestidura
de gris se tiñe la tarde.

Vacío sepulcro
Lienzos teñidos de inocencia
Irrumpe la luz
y la vida se eterniza.

©Eddy Ulerio

Lluvia

Esta lluvia
se mete por mis rincones
cura las heridas al pasar
devolviendo el milagro,
natural bendición.

Nada que no pueda curarse
cuando existe la fe
en uno mismo,
sin espera de lo que no se ve
envuelto en optimismo.

Pueda que exista Dios
diferente a lo que sabemos
aquello que vive en nuestra cabeza
lo que sentimos
y encontramos fuera de nosotros.

Vivir de cara al sol
sentirnos finitos
enredados en nuestros saberes
en la constante búsqueda
de un sentido a este devenir
que cada día va muriendo
en nuestras manos.

Somos más de eso que creemos
y vemos diluirse en la rutina
nuestra propia existencia
cuando volvemos la cara
y ya se ha ido el día.

©Eddy Ulerio

Valgo menos que la gotera

Hoy me encuentro en el subsuelo
No hay nada que levante mi espíritu
Como abandonado de las manos
de los dioses,
Y una sensación reductible
Me taladra la conciencia
Con dosis de cianuro en la sangre
Como si todo se volviera en mi contra,
Gestos inútiles
En este ir y venir de los días
No hay salida.

Las mismas ideas de pie
Este soñar que se inclina
al precipicio,
y las palabras sublevadas
Resuenan sin sentido
En la boca de quien las pronuncias
Desde la oscuridad de su indefinición.

Hoy, valgo menos que la gotera
Que se desliza entre las yaguas
La que sabe que, al caer,
Se perderá.

©Eddy Ulerio