Si no fuera por tí
hoy no sabría de mi camino
cada paso que doy,
queda al descubierto.

Paraٕíso de las palabras
rostro,
de lo que en silencio
se escribe.

Versos cotidianos
que dialogan en tu cuerpo
hasta quedar ciegos.

Un teclado que danza,
Dibujo del no ser
Bostezos sublimes
de unos dedos concienzudos.

©Eddy Ulerio