El tiempo corre
y deja a su paso,
la sonrisa de un niño,
el olvido de la rosa
el amor entre humanos.

Nos va quebrando
tiñe nuestro cabello
manchas en la cara
cicatrices en el alma.

Una sola vida,
girones de la piel
irracionalidad
que nos recuerda
nuestra temporalidad.

©Eddy Ulerio