Un silencio lúgubre llenó toda la sala. El llanto, cabizbajo abrió la puerta y se fue por el pasillo. Los periódicos aburridos por el ocio, desplegaron sus hojas y saltaron por la ventana. Yo, seguía allí, con la cabeza entre mis manos, esperando los resultados.

Eddy Ulerio