Embriagado

mi mundo

amor que no se quiebra.

Paso a paso

recobro el aliento

terco corazón

Insiste en no dejarte

Inevitable adiós.

Entre dudas

cruzas el umbral del paraíso

al corazón le nacen alas

y tus pasos de desamor

recorren  mi piel herida.

En llama, se consume mi vida

desbordante desden,

pasión carcelera

que me habita sin tregua

más allá de la piel.

© Eddy Ulerio

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.