Otro invierno

Abrazado a tu aroma condenado al olvido, me siento a recordarte y en el  día, se derriten en mis manos los sueños. Donde antes crecían las flores, se marchita el amor y el junco sacia su sed con las lágrimas de la nostalgia. En cada invierno es lo mismo, las noches...