Hoy me encuentro en el subsuelo
No hay nada que levante mi espíritu
Como abandonado de las manos
de los dioses,
Y una sensación reductible
Me taladra la conciencia
Con dosis de cianuro en la sangre
Como si todo se volviera en mi contra,
Gestos inútiles
En este ir y venir de los días
No hay salida.

Las mismas ideas de pie
Este soñar que se inclina
al precipicio,
y las palabras sublevadas
Resuenan sin sentido
En la boca de quien las pronuncias
Desde la oscuridad de su indefinición.

Hoy, valgo menos que la gotera
Que se desliza entre las yaguas
La que sabe que, al caer,
Se perderá.

©Eddy Ulerio